jueves, 21 de agosto de 2008

Despedida...

Abracé tu ausencia durante todos éstos años.
Y hoy me abrazo a la pérdida de saber que nunca te tuve.
Y sostuve tu mano a través del tiempo,
pasaron los años...
cada uno de ellos con días, minutos, segundos...millones de instantes.
A través de las lágrimas dulces de cada día...armé la ilusión...
Utópica desde el inicio, tan real al finalizar.

Y es como sentir perder el agua entre las manos.
Es como finalizar lo que nunca comenzó.
Cómo se puede perder lo que nunca nos perteneció?

Fue la sonrisa del inicio, el abrazo.
Amaba tus manos, tu piel...
Contemplo el fin desde mi ventana
Como una actriz secundaria de toda esta historia
Duele, pero es un dolor adormecido, aplacado por la desilusión.
La de sentir que nunca fue todo lo que armamos...
todo lo que ARMÉ.

No hubo ataque de ira, ni de llanto.
No hubo gritos, no hubo despedida.

Sólo un ensayo de la triste realidad.
Te llevaste mi abrazo, todavía tenés todo de mí.
Te llevaste mi alma, mi corazón.
Recuperé la razón en ésta despedida.

No sé si gané o perdí.
Sólo sé que duele.
No quise, no quiero.

Ojalá sepas que YO sostuve tu mano.
Que yo sequé tus lágrimas.
Que yo te vi tropezar y que NUNCA, pero NUNCA te dejé caer.
Ojalá recuerdes, en tu amnesia presencial, que fuiste mi vida entera...
que te la llevaste con el adiós.

Ojalá algún día lo sepas, con el tiempo.
Ojalá!
Lástima que sea tarde, después del tiempo.

1 comentario:

Alba dijo...

Lucecita:Es muy bello!
El tiempo querida amiga harà su labor inevitable:Sanar la herida.
Un abrazo entrelazado de hilos plateados de gris...